Saltar al contenido
Electrodomésticos Silenciosos

Efectos del ruido en la salud

ruido y salud

Quizás parezca obvio, pero buscar un bajo nivel de ruido ambiental en el hogar es algo lógico. Y lo es por partida doble: por un lado, por la comodidad y el confort que nos genera y, por otro lado, porque lo necesitamos, pues el cuerpo humano necesita a lo largo del día de periodos en los que los niveles sonoros deben mantenerse por debajo de un umbral para que pueda desarrollar todas sus funciones fisiológicas y cognitivas.

En este artículo vas a encontrar de una manera muy sencilla los principales efectos sobre la salud de los niveles sonoros que soportamos en nuestro día, y que están en muchas ocasiones por encima de lo recomendable.

¿Qué es el ruido?

De manera general puede entenderse como ruido todo aquel sonido que resulta molesto para una persona y/o puede generar daños sobre la salud, afectando por tanto a la calidad de vida. Cuando dicho sonido es recurrente entonces lo denominamos contaminación sonora o acústica.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) son tolerables los sonidos inferiores a 80 decibelios (dB), si bien el nivel de confort lo marca cada persona (no es lo mismo para una persona anciana o un niño).

Clasificación y niveles de ruido: ¿en qué situaciones cotidianas una persona está expuesta al ruido?

Para que puedas tener una idea aproximada de los niveles sonoros que generan distintas actividades de tu entorno, te presentamos la siguiente tabla:

Nivel de Ruido

Actividad

Sensación

15 dB

Ruido de hojasRelax

25 dB

Respiración humanaRelajación

45 dB

Zumbido de mosquito

Impertinente

55 dBConversación normal

Normal

70 dB

Conversación en voz alta, aspiradora ruidosaIncómodo para un normal día a día

80 dB

Calle con tráfico intensoProduce molestia
90 dBClaxon de automóvil, compresor de aire

Sensación molesta

100 dBMartillo neumático, sirena de policía

Sensación molesta

110 dB

DiscotecaSensación insoportable
125 dBDespegue de avión

Sensación dolorosa

135 dB

Motor a reacción o despegue de avión cercano.

Sensación dolorosa (incluso daños)

150 dBPetardo que estalla junto a nosotros

Dolor agudo, riesgo de sordera

Consecuencias del ruido y la contaminación acústica sobre las personas

Aunque se sabe que son muchos los efectos nocivos que el ruido puede generar sobre el cuerpo humano, resulta complicado establecer una relación causa – efecto unívoca. En este sentido, y aunque la capacidad auditiva de las personas varía sustancialmente entre unas y otras, los efectos del ruido dependerán de la recurrencia del sonido (si se produce todos los días, una vez a la semana, …) del tiempo de duración (durante 20 minutos escuchando música, 8 horas trabajando, …) y, por supuesto, de la intensidad del mismo.

No obstante, estas son las principales afecciones:

1.- Insomnio y alteraciones del sueño

Los seres humanos tenemos la necesidad de dormir, y esto debe de hacerse en unas condiciones adecuadas que, en caso de no tenerlas puede provocar:

  • Dificultad para quedarse dormido.
  • Frecuentes despertares durante la noche.
  • Despertarse antes de tiempo.
  • Aumento de los movimientos de nuestro cuerpo mientras dormimos.
  • Fatiga y falta de atención al día siguiente.
  • E incluso problemas nerviosos, endocrinos (obesidad) y del sistema inmune (mayor facilidad para enfermar).

2.- Sufrimiento cardiovascular

Los ruidos, incluso los no sorpresivos, provocan sobresaltos y alteraciones. Y esto sucede incluso inconscientemente, es decir, cuando ni siquiera nos damos cuenta de que nos hemos asustado. Ya sean sorpresivos o no, de mayor o menor intensidad o duración, sus efectos pueden ser:

  • Aumento de la probabilidad de infarto o alteraciones arrítmicas.
  • Alteraciones en la circulación sanguínea, varices, tensión arterial, etc.

3.- Estrés continuo

Una de las principales consecuencias de la contaminación sonora es el estrés. Existen cientos de factores que lo provocan pero está demostrado que el ruido es uno de los más importantes. De hecho, buscar momentos de ausencia de sonidos y evitar grandes aglomeraciones suelen ser algunas de las primeras recomendaciones que hacen los médicos a sus pacientes.

4.- Disminución del rendimiento y falta de atención

La falta de atención y bajada del rendimiento suelen ser dos efectos comunes en personas con afección de ruidos.

La fatiga, el cansancio y la falta de capacidad de concentración dependen en gran medida del descanso y de los ritmos biológicos del cuerpo, y estos son alterados por los ruidos.

A su vez, se produce falta de atención a actividades que no necesariamente requieren una estricta concentración, lo cual puede traer graves consecuencias en el día a día: accidentes laborales, de tráfico, etc.

5.- Salud mental y conducta humana

Aunque el ruido ambiental no está considerado una causa para las enfermedades mentales, si es reconocido que provoca desórdenes de diversa índole. Alguno de estos puede ser un aumento de la agresividad (verbal), de pérdida de empatía y de disminución de sensibilidad hacía situaciones de otras personas (no ayudar a otros).

6.- Riesgo de pérdida de audición

El más común de los efectos es la pérdida de audición o sordera. Tendemos a pensar que esta sólo se produce ante exposiciones continuadas al ruido (por ejemplo, un obrero que diariamente trabaja con un martillo neumático), si bien no es del todo preciso.

Con la edad los seres humanos perdemos capacidad auditiva, pero la exposición temporal a ruidos (por ejemplo, un zumbido continuo durante la noche de un aire acondicionado) durante un largo periodo de tiempo (meses o años) está demostrado mediante estudios clínicos que acelera dicha perdida.